lunes, 5 de diciembre de 2011

¿Para qué usar palabras demás?

RAFAEL PERALTA ROMERO
                     

Pausamos brevemente con la divulgación de reglas ortográficas, fin primordial de esta columna, y comentamos un asunto que si bien no es de “orto-escritura”, implica hacer buen o mal  uso del idioma. Se trata de expresiones  que por repetidas no escapan de considerarse viciosas. Tampoco dejan de serlo por el nivel social y cultural del hablante que las emplea. Veamos algunos ejemplos.

a) De forma y manera. Forma y manera son palabras afines, no es necesario, por tanto, usarlas juntas. Algunas personas al hablar en público suelen emplear tal expresión a modo de conclusión: “De forma y manera que en lo adelante hagamos las cosas de este modo”. Basta con decir: De forma…
b) Nada más y nada menos. No siempre que se usa esta expresión se justifican  los adverbios.  Quien quiera destacar la presencia de alguien en un lugar o una actividad, está bien  que lo anuncie con un “Nada menos que…”. Ahora, si usted quiere ser preciso en cuanto a la valoración de un sujeto, emplee el “Nada más…”
c) Vuelvo y lo repito. Es expresión muy empleada en la enseñanza. Pero  profesores y profesoras, y quienes los imiten en eso,  deberán recordar que con decir “Repito…” ha dicho “lo hago de nuevo”.
d) Resulta y viene a ser. Es frase cómoda  para enlazar elementos en el discurso narrativo, pero  ¿para qué usar “viene a ser” si ya empleamos “resulta…”? Ahorre palabras.
e) Mas sin embargo. Muchos creen que la conjunción adversativa “mas” (sin tilde) no puede valerse por sí misma y la recuestan de otra conjunción, “sin embargo”, pero cada una puede andar sola. Lo mismo que si fuera “pero…”  que tampoco requiere de “sin embargo” para expresar “adversidad”.
f) Yo tengo un amigo mío. ¿Lo ha oído?  Hay a quien no le basta con decir “Yo tengo un amigo que es…” o “Un amigo mío es… ”.  
g) Hace diez años atrás. La usan hasta escritores. Pero ¿para qué ese “atrás”? Si la forma  verbal “hace”,  en pasado, indica que ya pasó.
h) Vuelve y comienza. Para  nada es necesario el “vuelve”  si como quiera se tomará   el comienzo de la  actividad  que se había intentado, como por ejemplo, cuando un estudiante lee algo en clase, lo hace mal  y el profesor le pide  que lo haga de nuevo con el “vuelve y comienza”. Bastará con “comienza…”. Seguiremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada